MINI TROPHY 4wd 1/12 Desert Truck de HPI

El Mini-Trophy es un vehículo de escala 1/12 con tracción total, listo para rodar con unas soluciones muy divertidas que le hacen muy especial y de un realismo absoluto. Para su concepción HPI se ha asociado al Team TSA Motorsports, especialistas en el mundo del todo terreno, compuesto por Dallas Lutrel y Bill Billington. El resultado es un vehículo de lo más “fun”, divertido a más no poder y que llenará nuestros ratos de ocio de la mejor manera.

HPI Mini-Trophy
HPI Mini-Trophy

El vehículo se presenta en una caja muy espectacular, ya que deja ver el modelo en su interior y nos permite ver cada detalle como si de una maqueta se tratara: carrocería pintada y decorada, neumáticos iguales que los reales, llantas que imitan a las de aleación, chasis tubular, suspensiones trasera median te brazos tirados y un cockpit espectacular donde se reproduce el tablero de instrumentos del salpicadero y el volante con el piloto y copiloto con los cascos y arneses perfecta mente reproducidos.

Cuando abrimos la caja con el modelo en mano el realismo es todavía mayor. La carrocería se compone de tres partes: el cuerpo principal y las dos aletas laterales. Detrás del cockpit vemos dos ruedas de re puesto, pero que no son tales, sino simplemente una tapa que nos da acceso a la transmisión, a las baterías y a la electrónica. Para que el Dessert Truck se mantenga pegado al suelo la transmisión es total, con dos diferenciales de piñones cónicos en cada eje y un sistema de deslizamiento controlado, es decir, un slipper central. A primera vista la calidad de los materiales es excepcional y el diseño de lo más original. Nos imaginamos cómo pueden ser las carreras con estos Dessert Truck todos de serie: diversión en estado puro. Y es que hay un sector del automodelismo deportivo que se ha cansado de la sofisticación a la que han llegado los modelos de competición y están optando por este tipo de coches simplemente divertidos, que implican un mínimo gasto y muchas satisfacciones. Todo en el coche está montado y ajustado, desde el pegado de los fabulosos neumático Yokohama, el ajuste de la dirección y del variador electrónico. Le acompaña una emisora de radio de volante bien co conocida por los usuarios de la marca, denominada TF1 muy sencilla y funcional. El libro de instrucciones muy completo como ocurre con todos los modelos de la marca, explica la manera de conectar la radio, cargar las baterías y pack de propulsión, unas sencillas nociones de pilotaje y una parte dedicada al mantenimiento del vehículo con el ajuste del motor y piñón, diferenciales, slipper, carga de amortiguadores y verificación de la transmisión. Las últimas partes del libro están dedica das a la referencia de las pie zas, un despiece general de todas sus partes y las opciones más interesantes que podremos instalar en el futuro. Como es habitual en los modelos de HPI, también encontramos un fantástico DVD que hará las delicias de los apasionados al automodelismo radio controlado.

Suspensiones

Este vehículo está dotado de un sistema de suspensiones independientes que emplea brazos tirados en el eje trasero ro y trapecios en el delantero. Para un control total de las os canciones del chasis se utilizan amortiguadores hidráulico cos con control de la densidad mediante pistones con agujeros calibrados. En el eje delantero el sistema de suspensión se efectúa mediante trapecios superiores e inferiores como si de un vehículo real de Fórmula se tratara o uno de competición RC en Pista 1/8. Nos agrada ver que un sistema de suspensión complicado y efectivo se haya colocado en un coche de escala 1/12. Gracias a ello el guiado y el desplazamiento vertical de la rueda tiene una precisión milimétrica y las holgura inexistentes. Los trapecios se unen a la célula delantera por medio de ejes metálicos y a la mangueta por un sistema elástico que permite una buena libertad de giro. De nuevo nos sorprende HPL en este modelo al emplear unas mangueras metálicas de aleación ligera que inspiran una robustez a toda prueba. Los trapecios se embuten en las manguetas protegiendo el sistema elástico de unión del polvo y salpicaduras directas de piedras que con el tiempo acaban haciendo mella en el dispositivo. En cada detalle se observa que se ha hecho un coche para disfrutar evitando al máximo cualquier eventual problema. La suspensión trasera se efectúa mediante brazos tirados, un sistema muy original que se usado muy poco en RC, pero que ha sido muy empleado en el mundo del automóvil. El sistema empleado en el Mini Trophy es muy sofisticado empleando una mezcla entre brazos tirados, McPherson y trapecios superiores al estilo de los Fórmula Uno. El guiado como ocurre en el tren delantero es perfecto y sin holguras y el desplazamiento muy amplio, sobre todo tratándose de un vehículo de escala 1/12

Amortiguadores

Los amortiguadores hidráulicos tienen las botellas de composite plástico, con dos tapones de retención, conteniendo uno el sistema de tóricas por donde se desplaza el vástago. Este es de acero y se emplean pistones agujerea dos de plástico con sistema de retención mediante grupillas. El volumen del aceite es importante, garantizando un funcionamiento constante y de gran durabilidad. Las botellas poseen un roscado micrométrico que permite efectuar una precompresión de los muelles muy precisa, modificando la altura libre al suelo de forma inmediata. Los muelles helicoidales son de color negros y junto con el hidráulico empleado en los amortiguadores produce un tacto muy bueno, dejando al chasis suspendido hacia la mitad de su recorrido, aunque debido a su peso (2 kilos) no estaría de más un hidráulico más espeso.

La fijación del conjunto muelle amortiguador a las mariposas y al trapecio se realiza median te rótulas, otorgando una excelente libertad de movimiento y mínimas holguras. Con la carrocería colocada da la sensación de que está muy bajo de atrás, pero sólo es un efecto óptico para dar mayor realismo al Mini Trophy en acción. En el eje trasero se sujeta a la célula y por la zona inferior en el brazo tirado. Es de destacar que hay dos posiciones posibles, una más inclinada que es como viene el Mini Trophy y otra vertical que dará más fuerza al muelle y será la ideal para el empleo con un hidráulico más espeso.

Transmisión

La transmisión de este camión rc de carreras es total con tracción en las cuatro ruedas, con un sistema de deslizamiento controlado entre ambos ejes y diferenciales en cada tren que conducen de forma eficiente la

Un concepto muy especial

El Mini Trophy es un vehículo muy especial, a mitad de camino entre la maqueta y un coche de carreras de RC, algo que deja perplejo a quien lo observa por primera vez, sin embargo es una idea genial que puede tener muchos adeptos. El chasis está compuesto por una placa de nailon inyectado de tres milímetros de espesor con forma de la típica bañera. No es de una sola pieza, sino que tiene tres partes y una es estructura tubular por la zona superior que rigidifica todo el con junto y le da un realismo total. El chasis inferior posee unos estrechamientos a nivel de los ejes de las ruedas que permite la instalación de largos trapecios de suspensión. La rigidez de todo el conjunto parece bastante buena y permite trabajar a las suspensiones de forma muy efectiva. Este chasis finaliza en un paragolpes trasero y otro delantero muy efectivos en caso de colisión y como todo el conjunto resulta muy realista. En cada uno de los ejes de las ruedas se instala un diferencial de donde parten los palieres que van hasta las ruedas. La célula central se sitúa desplazada hacia la derecha y justo debajo se encuentra el motor eléctrico. El impresionante árbol de transmisión en material composite negro y elástico atraviesa el coche como una retorcida columna vertebral, dejando al lado izquierdo el alojamiento del paquete de baterías de propulsión.